LEGISLADORES ENTRERRIANOS: LES ESTÁN TOCANDO EL TIMBRE

CONTRATOS TRUCHOS

Fue detenido Gustavo Pérez, un ex funcionario del Senado

 
Se trata de quien se desempeñaba como director administrativo de la Cámara alta. Según la investigación era el que recibía lo recaudado una vez depositado los fondos de los contratos. El ex funcionario había sido apartado del cargo cuando Página Judicial reveló el escándalo, el 3 de octubre pasado. Hay otro detenido, que integraba uno de los estudios contables.

Federico Malvasio
De la Redacción de Página Judicial 


Este martes fue detenido Gustavo Pérez, el ex director administrativo del Senado, imputado en la causa de los contratos truchos. La noticia surgió desde el ámbito legislativo que, cerca del mediodía, los pasillos de la Cámara alta se convirtieron en un hervidero. El otro detenido –según supo Página Judicial - fue Ariel Faure, integrante de uno de los estudios contables que formaban parte de la estructura por la cuál se desviaron fondos públicos. Según la Ministerio Público Fiscal, unos 1230 millones de pesos en el período 2008 -2018, con excepción de la Cámara de Diputados, que sería a partir de 2011
Pérez había sido el primer fusible de la causa cuando el 3 de octubre, este medio reveló las primeras medidas que llevó adelante el Ministerio Público Fiscal. La fiscal anticorrupción, Cecilia Goyeneche; y los fiscales Ignacio Aramberry y Patricia Yedro, habían allanado dos estudios contables que funcionaron como parte de la estructura por la que se desviaron los fondos públicos a través de contratos leoninos.
Adán Bahl le solicitó la renuncia a Pérez. Sin embargo, desde la defensa, a cargo de Guillermo Vartorelli, se dice que fue su defendido quien decidió dar un paso al costado para no entorpecer la investigación. Ese argumento sirvió, si se quiere, para que el ex funcionario de la Cámara alta mantuviera la libertad.
El reemplazo de Pérez fue Maximiliano Argento, un hombre de confianza del vicegobernador. En el cuerpo, conocido el escándalo, se impulsó un sumario administrativo.
El sistema de recaudación fraudulento era a través de contratos a “prestanombres”, a los que se les hacía firmar por montos de entre 35.000 y 50.000 pesos, pero se les entregaban sumas muy menores, que oscilaban en el orden de los 1.500 y 2.000 pesos.
Los fiscales creen que el procedimiento habría comenzado a funcionar en enero de 2008. El mecanismo se empezó a descubrir el 20 de septiembre pasado. Esa tarde, Flavia Marcela Beckman, su hija María Victoria Álvarez y la pareja de ésta, Esteban Ángel Alberto Scialocomo, fueron interceptados por la Policía cuando se retiraban del cajero automático de la sucursal del Bersa ubicado en calle Alsina, portando una mochila repleta de dinero.
El dinero que recaudaban Beckman, Mena y sus allegados les era entregado, según los fiscales, a Pérez; Sergio Cardoso (su par en Diputados); Faure y Alfredo Bilbao, estos dos últimos integraban uno de los estudios contables allanados oportunamente. Bilbao, además, recibía las rendiciones de cuenta de la recaudación que realizaba todo el grupo, previa deducciones de gastos, pagos de impuestos y comisiones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre las obras «ejecutadas» por la constructora Luis Losi figura la inexistente pavimentación de la ruta Federal-La Paz

“Yo cobraba un cheque de $50 mil y me daban 2.500”, confesó un contratado del Senado

Declararon inconstitucionales las designaciones de fiscales auxiliares