Entre Ríos, una de las provincias donde los maestros perdieron contra la inflación en 2017




La inflación le ganó al aumento salarial docente.



En 15 provincias los sueldos de los maestros perdieron poder adquisitivo en 2017, mientras que si se analiza toda la gestión Cambiemos la cifra sube a 16 jurisdicciones donde los docentes perdieron versus la inflación, dice Martín Slipczuk en su informe publicado este miércoles.
Información oficial
Según los datos del Ministerio de Educación de la Nación, en 15 de las 24 provincias los docentes perdieron poder adquisitivo en 2017. Las cifras oficiales muestran que un docente argentino ganó en diciembre último, en promedio, 17.124 pesos. Esta cifra significó un aumento del 22,7% con respecto al mismo mes de 2016, alrededor de dos puntos por debajo de la inflación que informó el INDEC para ese período en el país (fue del 24,8%). En Entre Ríos, el salario bruto de un docente con 10 años de antigüedad, en jornada simple, culminó el año en $16172, un 22,98% por encima que lo que percibió en diciembre de 2016 ($13150,30). Es decir, un 1,82% por debajo de la inflación oficial de 2017.
Los más y los menos
La mayor pérdida se dio en Santa Cruz (el salario de los maestros aumentó 7,5% entre diciembre de 2016 y diciembre de 2017), Tierra del Fuego (13%) y Chaco (14%), todas gobernadas por dirigentes del Partido Justicialista (PJ). Además, los salarios de los docentes de la Provincia de Buenos Aires (22%) y los de la Ciudad de Buenos Aires (21,5%), los principales distritos gobernados por Cambiemos, también perdieron poder adquisitivo en 2017. Todas estas subas están por debajo de la inflación nacional de 24,8% que midió el INDEC.

En la otra punta, las provincias donde los maestros recibieron más aumentos en el último año fueron San Luis (33%), La Rioja (32%) y Santiago del Estero (29%), cuyos gobernadores son Alberto Rodríguez Saá (PJ), Sergio Casas (PJ) y Gerardo Zamora (Frente Cívico por Santiago), respectivamente.
En promedio, perdieron 1,5%
Los datos surgen de la Coordinación General de Estudios de Costos del Sistema Educativo (Cgecse), que depende del Ministerio de Educación de la Nación. En todos los casos se trata de la remuneración bruta de un maestro de grado con diez años de antigüedad, por una jornada simple de cuatro horas de clase.

Este es el valor más representativo del total de docentes del país ya que, según el Censo Nacional Docente de 2004, más de la mitad tenía entre 10 y 25 años de antigüedad en ese momento. Los datos sobre este tema del Censo Nacional Docente de 2014, último realizado, no están publicados en la web oficial.

Analizar la variación del salario real docente (es decir, la diferencia entre la evolución del sueldo y la inflación) en toda la gestión de Cambiemos es más difícil, porque, debido a la emergencia estadística, el INDEC no calculó la inflación para 2016.

Si para los meses en los que el instituto oficial no publicó la inflación se toma el Índice de Precios al Consumidor (IPC) que confeccionó el Banco Central en base a datos provinciales, en 16 de las 24 provincias los salarios reales de los docentes cayeron entre diciembre de 2015 y diciembre de 2017.

Así, en promedio, en todo el país los docentes perdieron cerca de 1,5% de su salario real. Las diferencias entre las provincias son muy claras: mientras en Tierra del Fuego los docentes perdieron cerca de 20% de poder adquisitivo en estos dos años, en San Luis los maestros ganaron alrededor de 13 por ciento.

Tanto en la Ciudad como en la Provincia de Buenos Aires los docentes también perdieron salario real en los últimos dos años: si se toma el empalme entre el IPC del Banco Central y del INDEC las caídas son del 4% y 2%, mientras que si se toma el IPC que mide el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires las bajas del salario real llegan al 8% y al 7%, respectivamente.
Desigualdades
“Las desigualdades en el financiamiento educativo dependen fundamentalmente de dos factores: los recursos fiscales por habitante que tiene cada provincia, extremadamente desiguales en el país; y el esfuerzo presupuestario en Educación que realiza cada provincia”, explicó Axel Rivas, doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires (UBA) y Director de la Escuela de Educación de la Universidad de San Andrés, en este chequeo.

Los últimos datos disponibles muestran que, en promedio, las distintas jurisdicciones del país destinaron en 2016 un 28,2% de sus gastos a Educación.

La provincia de Buenos Aires, cuyo salario se encuentra levemente por debajo del promedio en el salario docente, figura como la segunda provincia que más porcentaje destina al gasto educativo, con 32,3% de sus recursos. Así, bajó del primer lugar que ocupó en 2015 y 2014, y que obtuvo casi todos los años desde 1999. Hay que tener en cuenta que la mayor parte del gasto educativo se destina a salarios, y el territorio bonaerense nuclea a más de un tercio de los docentes del país.

La Ciudad de Buenos Aires, por su parte, destinó a Educación el 19,7% de su gasto público total. Este porcentaje es el menor desde 2001 -primer año con datos- y la ubica como la jurisdicción con menor proporción de gasto educativo.
Fuente: Chequado.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Declararon inconstitucionales las designaciones de fiscales auxiliares

El próximo mes vuelven a aumentar la energía eléctrica y el gas natural