Se aprobó la ley Justina: todos los argentinos son donantes de órganos salvo que se hayan opuesto en vida

La norma elimina la necesidad de que los familiares den su consentimiento.

La Cámara de Diputados sancionó por unanimidad el proyecto de “ley Justina”, que marca un antes y un después en la donación de órganos en la Argentina. A partir de esta ley -sólo falta que el Ejecutivo la reglamente- todas las personas son donantes de órganos, salvo que hubieran expresado su voluntad contraria.
La ley fue sancionada por 202 votos a favor, sin abstenciones.
El proyecto, del senador Juan Carlos Marino, había sido aprobado en el Senado por unanimidad el 30 de mayo. En Diputados no necesitó discusión. Con pleno consenso se votó la ley que adoptó el nombre de Justina Lo Cane, la nena de 12 años que falleció el año pasado, el 22 de noviembre, por no recibir un trasplante de corazón a tiempo. Como pasó en el Senado, los padres de Justina, Ezequiel y Paola, también sus hermanos y abuelos, siguieron todas las alternativas, presentes en el recinto -junto al senador Marino-, con profunda emoción.

Los padres y abuelos de Justina Lo Cane, presentes en la sesión. (Juan Manuel Foglia)
Los padres y abuelos de Justina Lo Cane, presentes en la sesión. (Juan Manuel Foglia)
La nueva ley regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en la Argentina. Prevé que los establecimientos de salud habilitados para hacer trasplantes cuenten con servicios destinados a la donación, que permitirán detectar, evaluar y tratar al donante.
Hay unas 10.500 personas en la Argentina que esperan por un trasplante, se destacó durante el debate. Y sólo donan hasta ahora, 13 personas por cada millón de habitantes.
La ley, que modifica la normativa anterior, establece la donación cruzada en el caso de trasplante de riñón (con donante vivo). También explicita que podrá realizarse la ablación de órganos y/o tejidos, a toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de oposición a que después de su muerte se realice la extracción de los mismos.
Los discursos fueron emotivos en el recinto y afloraron incluso situaciones personales dramáticas como la del diputado peronista salteño, Pablo Kosiner. “A veces en política no es recomendable autorreferenciarse. Pero en este caso es para esclarecer. Los que hemos perdido un hijo solemos hablar en presente, esta ley podría denominarse también ley Juan Pablo, perdí a Juan Pablo en 2011 esperando en el Hospital Italiano un trasplante. Nunca imaginé que las circunstancias de la vida me iban a llevar a esta situación. El desafío de esta ley es la presunción de donación. Podría estar ahí -señaló Kosiner al palco- y compartir asiento con Graciela, mi mujer, junto a Paola y Ezequiel”, les habló a los padres de Justina. Juan Pablo Kosiner tenía 16 años cuando falleció.

El diputado Pablo Kosiner muestra una foto de su hijo, Juan Pablo, que murió a los 16 años esperando un trasplante. (Juan Manuel Foglia)
El diputado Pablo Kosiner muestra una foto de su hijo, Juan Pablo, que murió a los 16 años esperando un trasplante. (Juan Manuel Foglia)
El diputado Daniel Lipovetzky también contó que compartió internación de su hijo junto a Justina, y en esa angustia conoció a sus padres. “Hoy estamos cumpliendo el mandato popular de votar leyes para que mejoren la calidad de vida de los argentinos”, sostuvo Lipovetzky, que mencionó una decena de proyectos en el mismo sentido -entre ellos uno del propio Kosiner- que consideró englobados en el que llegó del Senado. Enseguida, la titular de la comisión de Salud, Carmen Polledo, destacó que “esta ley nos lleva a un cambio de paradigma” en la donación en el país.
La radical Gabriela Burgos se dirigió emocionada al palco donde estaban los padres de Justina: “Los felicito, gracias por su esfuerzo y su trabajo”, les habló emocionada. En su discurso dijo que 7.738 personas necesitan un trasplante con urgencia según el Incucai para "salvar su vida en este momento"; y “sólo el 6,41% es donante, lo que la ley trata de revertir”. Casi 6 mil esperan trasplante de riñón, la demanda más frecuente. El número global de 10.500 se llega con quienes esperan trasplante de córnea.
María Fernanda Raverta, del Frente para la Victoria, argumentó el apoyo de esa bancada. Recordó que en 1993 se sancionó la primera ley y que en 2005 se incluyó la figura del donante presunto, entre otros avances. “Con Justina no logramos encontrar el corazón a tiempo. Esta ley va a encontrar respuesta a una parte, encontrar donantes, pero no es suficiente. Debemos tener políticas públicas, que el Estado se comprometa con presupuesto”.

Murió en noviembre

Quién era Justina, la chica que inspiró la nueva ley de donación de órganos

Estuvo internada 4 meses en la Fundación Favaloro, a la espera de un trasplante de corazón. Tenía 12 años.

Justina Lo Cane tenía 12 años, esperaba un trasplante de corazón y murió en noviembre del año pasado en la Fundación Favaloro.
La nena aguardaba la intervención desde hacía 4 meses y estaba internada pero el órgano no llegó y su estado de salud se fue debilitando.
Su familia había publicado en Facebook una carta en la que destacaban que Justina "esperó 4 meses y luchó, con todas sus fuerzas, para que llegara ese corazón".
También remarcaba: "Soportó y resistió, esperando. Soñando en su fiesta de cumpleaños el 9 de diciembre. Siempre apostando a salvarles la vida a los demás que estaban en su misma condición".
Justina había ingresado en la lista de espera del Incucai luego de sufrir en julio último una descompensación producto de una cardiopatía que había adquirido al año y medio por un virus, tras una neumonitis.
En septiembre tuvo otra descompensación, más grave, y entró de urgencia a terapia intensiva de la Fundación Favaloro. 2 días después, cuando todos sus órganos se descompensaron, la nena debió ser conectada a un soporte cardíaco y respiratorio (ECMO) mientras aguardaba en emergencia nacional un corazón para el trasplante.
Durante ese tiempo padeció más complicaciones, como una trombosis que obligó a amputarle los dedos del pie derecho. Y a pesar de las dificultades, siguió peleando por sobreponerse.  El 19 de noviembre en el Facebook de La Campaña de Justina se posteó que su estado era "crítico, cada día que pasa le juega en contra".
 Justina tuvo más de 10 operativos (posibilidades de recibir un corazones) durante su internación en la Fundación Favaloro. Sin embargo, ninguno pudo concretarse: en algunos casos porque había pacientes de mayor gravedad, en otros casos por falta de compatibilidad. Además, hubo un caso en el que el órgano era compatible pero sufrió una complicación y debieron descartarlo.
Ley Justina

Donación de órganos: hay 11 mil argentinos en lista de espera

El 26% lleva entre 3 y 7 años aguardando un trasplante. El riñón es el órgano con mayor lista de espera.

La Cámara de Diputados aprobó este miércoles el proyecto de la nueva Ley de Trasplante de Órganos, Tejidos y Células, conocida como Ley Justina que ya tiene media sanción del Senado.
El objetivo de esta ley es lograr incrementar el número de donantes y de trasplantes de órganos, para finalmente poder empezar a reducir la lista de espera, hoy compuesta por 11.000 personas que llevan días, meses o años esperando que aparezca el donante indicado para ellos.
Al mirar en detalle cómo está compuesta la lista, según datos públicos del INCUCAI, se observa que hay 10.451 adultos y 254 niños en lista de espera. El riñón es el órgano que tiene la lista de espera más extensa: en todo el país hay 5.779 adultos y 124 niños aguardando por un riñón.
En segundo lugar, en cantidad de pacientes en lista de espera, están las córneas, con 2.937 adultos y niños en lista de espera. En cuanto a corazón, hay 102 adultos y 25 chicos que esperan por un trasplante de ese órgano vital. Pulmones, en tanto, tiene una lista de espera de 206 adultos y 11 chicos.
Otro aspecto importante, y que está directamente relacionado con el proyecto que se trató este miércoles en Diputados -y que se convirtió en ley por tener ya media sanción en el Senado-, es el tiempo que los pacientes pasan a la espera de un órgano. Cuando una persona es ingresada a la lista de espera, es porque el órgano o tejido que se debe reemplazar ya no cumple con su capacidad funcional, lo que se traduce en problemas de salud y, muchas veces, mala calidad de vida. Para revertir esa situación, necesitan de un trasplante. Según los datos de INCUCAI, hay 397 personas que llevan más de 10 años en lista de espera. De ese total, 173 esperan un trasplante renal, 183 aguardan un trasplante de córneas, 32 un nuevo hígado, 4 un trasplante de corazón y 2 un trasplante cardiopulmonar.
El 26% (2.756 casos) de los integrantes de la lista lleva entre 3 y 7 años de espera. Otro 18% (1896 pacientes) llevan entre uno y dos años de espera. El 15% tiene entre 6 y 12 meses de espera y el 13% lleva entre 2 y 3 años de espera.
Consultado sobre la cantidad de personas que aguardan por un trasplante renal, el médico nefrólogo Gabriel Lapman, subdirector médico de CETEC, explica que “la enfermedad renal está creciendo, producto del incremento de enfermedades crónicas no transmisibles, como la hipertensión, diabetes y obesidad. Las principales causas que llevan a un paciente a diálisis son la diabetes y la hipertensión arterial, son dos enfermedades altamente prevalentes que afectan a personas cada vez más jóvenes y dañan el riñón”.
Las personas que llegan a estar en lista de espera para un trasplante renal deben tener insuficiencia renal crónica grado 5, con criterio de diálisis o estar en diálisis. Y aún siendo uno de los pocos órganos que se pueden obtener de donante vivo, es el órgano con mayor lista de espera. Precisamente, uno de los cambios que introduce la nueva ley es la incorporación de la Donación Renal Cruzada, como la que se realizó el periodista Jorge Lanata.
En lo que va del año, hubo 285 donantes de órganos, que permitieron la procuración e implante de 712 órganos. En cuanto a tejidos, en lo va de 2018 se realizaron 267 donaciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Entre las obras «ejecutadas» por la constructora Luis Losi figura la inexistente pavimentación de la ruta Federal-La Paz

Declararon inconstitucionales las designaciones de fiscales auxiliares